Mujeres

La verdad y los mitos sobre el cáncer "femenino".

Pin
Send
Share
Send

Cancer de mama

Entre las causas de muerte, el cáncer ocupa el segundo lugar después de las enfermedades del sistema cardiovascular. En las mujeres, uno de los tipos más comunes de cáncer es el cáncer de mama. Quizás los requisitos previos para su desarrollo puedan encontrarse ya en la infancia. Según algunos informes, el cáncer es más probable si la primera menstruación ocurrió a los 11 años o antes, si una mujer tenía un físico frágil en su infancia y creció intensamente durante la adolescencia.

Nueva investigación da esperanza a pacientes con cáncer de mama.

Además, los médicos tienen un gran arsenal de fondos destinados a la prevención del cáncer de mama, que está en constante expansión. El arsenal de medicamentos para el tratamiento del cáncer de mama recientemente se ha expandido significativamente debido a los nuevos medicamentos (actualmente se están realizando ensayos clínicos de raloxifeno y tamoxifeno). Para el diagnóstico temprano, se recomienda que las mujeres mayores de 40 años se sometan a una mamografía regular. Como la ciencia no se detiene, hay esperanza de que en el futuro se establezcan las causas y se encuentre una cura para esta terrible enfermedad.

Cáncer de pulmón

El cáncer de mama es muy común, pero las mujeres mueren a causa de él con mucha menos frecuencia que a causa del cáncer de pulmón. El cáncer de mama es detectado por la mujer misma o en una mamografía lo suficientemente temprano, cuando el tratamiento aún es posible. En cuanto al cáncer de pulmón, a menudo se detecta en etapas en las que el tratamiento quirúrgico ya es inútil.

La mejor prevención del cáncer de pulmón es dejar de fumar. Desafortunadamente, todavía hay bastantes mujeres que no pueden dejar de fumar. Fumar también es común entre los jóvenes, incluso entre las alumnas y las alumnas.

Cáncer intestinos

El cáncer intestinal es el tercero más común en las mujeres. Sin embargo, en los últimos 30 años, la mortalidad por esta enfermedad ha disminuido en un 29%. El diagnóstico precoz y los últimos métodos de tratamiento pueden salvar muchas vidas.

Nutrición contra el cáncer

Cada vez más científicos reconocen el vínculo entre la dieta y el cáncer. Aquí hay algunos datos interesantes:

  1. La celulosa Los alimentos ricos en fibra reducen el riesgo de cáncer. Las dietas vegetarianas, que incluyen verduras, alimentos bajos en grasa y ricos en fibra, así como legumbres, granos y frutas, reducen la probabilidad de cáncer uterino.

  2. Las vitaminas Según los científicos, el ácido fólico contenido en las multivitaminas no solo reduce el riesgo de tener un hijo con defectos de crecimiento intrauterino, sino que también ayuda a prevenir el cáncer colorrectal. Según los estudios, entre las mujeres que han tomado multivitaminas durante 15 años o más, la incidencia de este tipo de cáncer es significativamente menor que entre las que recibieron ácido fólico exclusivamente de los alimentos. La vitamina E suspende el crecimiento de tumores (mientras que los estudios se realizaron en animales) y, según las estadísticas médicas, el consumo de alimentos ricos en esta vitamina reduce la incidencia del cáncer oral y del cáncer gástrico. El selenio también tiene un efecto preventivo. Según un reciente estudio autorizado realizado en China, Estados Unidos y otros países, y que abarca a 30 mil personas, el riesgo de desarrollar cáncer se reduce en pacientes que reciben suplementos vitamínicos diarios que contienen betacaroteno, vitamina E y selenio.

  3. Vegetales Según numerosos estudios, comer verduras y frutas de color amarillo oscuro, naranja (zanahorias, batatas, etc.), así como verduras (brócoli, espinaca y col) reduce el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Esto es especialmente cierto para el cáncer de pulmón, incluso en los fumadores.Aunque dejar de fumar es la base para prevenir el cáncer de pulmón y muchas otras enfermedades, con una dieta rica en frutas y verduras, la salud puede mantenerse. Los nutricionistas recomiendan comer 5 o más porciones de verduras y frutas al día.

Restricción de grasas en la dieta.

Los alimentos grasos (especialmente grasas animales) aumentan el riesgo de desarrollar cáncer, especialmente cáncer colorrectal y, posiblemente, páncreas, ovario y endometrio. El papel de las grasas en el desarrollo del cáncer de mama es cuestionable, pero es mejor estar seguro. La gente come mucha más grasa de la que su cuerpo necesita. Los nutricionistas creen que la proporción en la dieta de alimentos ricos en grasa no debe exceder el 30%.

Cáncer de los órganos reproductivos.

Anualmente, el cáncer de los órganos reproductivos se detecta en decenas de miles de mujeres, aunque es menos común en las mujeres que otros tipos de cáncer. Actualmente, se ha prestado más atención a los problemas de prevención del cáncer de ovario. Lo principal en este tema - el diagnóstico precoz. Es posible si una mujer se somete regularmente a exámenes preventivos y toma frotis citológicos.

Pin
Send
Share
Send

Mira el video: Mitos y realidades en torno al cáncer de mamá / Vianey Esquinca (Marzo 2020).